El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 28 de marzo de 2010

EL EXQUISITO MUSEO DEL ROMANTICISMO DE MADRID


Hace unos dias, como contaba en uno de mis recientes posts, tuve ocasión de visitar este Museo, al que tenía muchas ganas de ir desde que lo habían vuelto a abrir, en octubre del pasado año, tras haberlo cerrado en el año 2001, precisamente para rehabilitarlo.

Y después de haberlo visitado, tengo que decir que esos ocho años de espera han merecido la pena, porque ha quedado un Museo realmente hermoso de ver, donde puedes aprender mucho sobre el estilo de vida y las costumbres del siglo XIX.

Lo primero que te llama la atención es el edificio de color granate, que es un antiguo palacio de estilo neoclásico del año 1776, propiedad de los condes de la Puebla Maestre y que fue convertido en el anteriormente llamado Museo Romántico por el marqués de la Vega-Inclán. Realmente es una casa museo, con un extenso patrimonio de todo tipo de objetos: muebles, cuadros, fotografías, objetos decorativos, alfombras, textiles, juguetes, numismática, objetos de ajuar, etc. Y una vez que empiezas a recorrer las diferentes salas (hay 26 en total), te llama también la atención el que todas y cada una de ellas estén pintadas en colores llamativos, vivos y todos ellos preciosos y muy bien elegidos, que les dan una fuerte personalidad a cada una de las salas.

Merece la pena cogerse un videoguía para ir siguiendo las explicaciones durante el recorrido de todas las salas, aunque en la entrada te dejan un folleto (que luego tienes que devolver) con el recorrido a seguir y una descripción detallada. Como no puedo hacer un relato de todas las salas que visité, haré una selección de las que a mí me gustaron más, por no extenderme demasiado, ya que todas están decoradas con un gusto exquisito y completamente acordes al uso al que estuvieran destinadas. Me detuve especialmente en las salas  siguientes:

- Sala X: el Pasillo, con los curiosos objetos de higiene y aseo personal (con su retrete incluido) del Rey Fernando VII.
- Sala XI: el Comedor, tal y como lo tendría una familia acomodada, con todo lujo de detalles, en vajillas, textiles y objetos decorativos. Es realmente espectacular.
- Sala XIV: la Sala de Juegos de los niños, con muchos retratos infantiles (del pintor Esquivel), casas de muñecas con monjitas dentro (según parece, a las niñas de la época las gustaba lugar a ser monjas o amas de casa).
- Sala XVI: la alcoba femenina, otra joya de sala, también espectacular, con todo lujo de mínimos y encantadores detalles por todas partes, inluyendo una cama con dosel tipo góndola, una cunita del mismo estilo, un escritorio personal, un costurero hermético para guardar secretos, un paje para retocarse…..esta sala para mí es una de las joyas del museo, por la cuidadosa y escogida decoración de todos los objetos.





La entrada vale 3 euros, salvo si vas un sábado por la tarde o un domingo por la mañana, en los que, como en muchos otros museos, la entrada es gratuita. El horario de invierno ( noviembre/abril) es de 9:30 a 18:30 y el de verano ( mayo/octubre) de 9:30 a 20:30. Está en la calle San Mateo, 13 y el metro más cercano es Alonso Martinez. ¡Ah! No te dejan llevar ningún bolso o mochila encima por lo que tienes que dejar las cosas en la consigna de la entrada (según me dijeron, para no dañar a nuestro paso, ninguno de los objetos expuestos, lo que me pareció excesivamente escrupuloso, aunque bueno, si es por proteger el patrimonio artístico, supongo que todas las medidas son buenas…….).

Me quedé con ganas de visitar el jardin, el salón de té y la tienda, que aún no estaban abiertas, aunque me dijeron que podrán visitarse en esta primavera. Pero bueno, así tendré un nuevo motivo para volver.

En este enlace de la página web del Museo, podéis dar un paseo virtual por él, casi como si lo estuviérais haciendo de manera real, siguiendo un recorrido por las distintas salas, para quién no tenga la ocasión de visitarlo, merece la pena darse un paseo.......




 
NOTA: Las fotos utilizadas en esta entrada han sido realizadas por la autora.


1 comentario:

  1. Cristina1/4/10 19:11

    El Museo del Romanticismo parece precioso, a ver si puedo ir a verlo en estas vacaciones. Muchos besitos

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...